¿Si no hubiera nada, Zara vendería ropa?

¿Si no hubiera nada, Zara vendería ropa?

dimarts 21 de març 2017 - 16:45 a dissabte 21 de març 2212 - 03:45

(En este bonito vídeo se intenta explicar cómo apareció el Universo).

https://www.youtube.com/watch?v=xfOSP5oAME8

Aviso de navegantes y demás fauna: cualquier intento de explicación del tema que nos ocupa mediante el lenguaje, está abocado al fracaso. Amén.

Volvamos al momento del Gran Pedo. A ver: esa Singularidad cuántica que era es la que crea la Realidad (otra jodida palabreja): la que al petar descomunalmente crea el espacio-tiempo y todo lo que baila por él (véase mi blog de Bailando con partículas hasta el amanecer). Antes, esa Singularidad primigenia no ocupaba espacio, ya que no había; ni tampoco el tiempo exterior; pero de ser, era. En consecuencia, no procede preguntar ni dónde estaba ni cuánto se movía y por dónde. Craso error. Y oscuridad no menos crasa. ¿Ven porqué la Nada tiene tantos estudiosos y tanta bronca?: el Universo tuvo un Principio y eso complica mucho las cosas: ¿De dónde carajos sale el Universo?, ¿de la Nada?, ¿de cuál de ellas? ¿Antes, qué? Ese “qué” y ese "antes" lo complican todo.

Insistamos. Lo gordo radica en la certidumbre de que el Universo tuvo un punto y un momento cero, pero que de alguna manera antes – otra palabreja que no significan nada, o casi- del Big Bang era una Singularidad (un ente o cosa, para entendernos). Y no estaba inmóvil, ya que en su interior algo fluctuaba. Ítem más u otro sí: el Universo engordó/a creando él mismo su propio espacio, sin invadir otros ámbitos, ya que no los hay. La metáfora del globo que se hincha es interesante, pero incierta. La pregunta salta a la yugular inmediatamente: ¿Y qué carajo había/hay más allá de los confines del Universo? Respuesta: nada de nones de rien, ya que el Universo toda la realidad real. Y es que la nada, mis queridos lectores, no tiene fronteras o límites.

¿Cómo explicar, pues la embarazosa situación de un punto y un momento a partir del cual aparece y engorda el Universo? Vilenkin tiró de matemáticas ya en la década de los 70 del siglo pasado para concluir que antes de la Gran Explosión no había nada de rien; res de res. Hay que joderse, pues no nos cabe en la sesera que de la Nada, ahora en su acepción filosófica, pudiera salir algo. La cosa se complica al acercarnos a la situación inicial. Hace unos 14.740 millones de años, el Universo era muy diminuto, era más diminuto que cualquier objeto que nuestros ojos hayan visto jamás, dice Javier Tejada. ¡Se dan cuenta de cuán impreciso es el lenguaje, y cómo traiciona nuestras ideas? Tejada por supuesto suscribe la teoría de que el Universo nació -si se puede utilizar ahí ese verbo- de la Nada. Pero, este brillante físico nos acaba de decir que antes del Principio, antes de la Gran Explosión, el Universo era diminuto. Diminuto es un adjetivo que significa muy pequeño, o por ahí; y, por tanto, tiene una dimensiones, por pequeñas que sean. Y si se es, no puede estar/ser en la Nada, al menos en la filosófica, que no en la que maneja la física ¿Sí? Pues, no. Ese artilugio era, pero no ocupaba espacio alguno, ya que este todavía no se había creado.

Hawking, que se apunta a un bombardeo, insiste en que el Universo que surgió de la Nada, pero de la Nada física, no de la filosófica, que parecen iguales pero no lo son, ni por asomo. Véase, por ejemplo, el espacio cósmico, que parece inerte y quieto, pero que está lleno de partículas exóticas, que afloran de fluctuaciones cuánticas para petar como bujarras locas. Más madera: para el gran divulgador Isaac Asimov, el Universo comenzó como una fluctuación cuántica -movimiento salvaje, espontáneo y no sujeto a presencia alguna de partículas subotómicas; por lo que se creó de la Nada o junto a ella. O junto a ella. En la Nada física pudo haber cierta/as existencias  que no pertenecían a ella, pero que era/n. ¿Será posible? Me dan ganas de coger la recortada y tirar pal monte. O nos ponemos de acuerdo en la terminología y en lo que representa de la realidad o esto es un maldito lío. En este sentido, son las matemáticas las únicas que pueden aportar algo de luz en la noche y la niebla en la que permanecemos. Alan Guth no deja pasar la oportunidad de calentar la polémica: Es fantástico darte cuenta de que las leyes de la física pueden describir cómo se creó todo en una fluctuación cuántica aleatoria a partir de la Nada. Y Guth no es un tipo que pasaba por allí, sino uno de los físicos teóricos más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Poca broma.

Antes de ser Sus Satánicas Majestades, hace 60 tacos largos, los Rolling ya hacían música guapa.

https://www.youtube.com/watch?v=R3rnxQBizoU

 

 

Comparteix-ho

Sobre l'autor

Salvador Martínez. Jubilado inquieto y curioso, que se pasea por una de las más apasionantes fronteras del conocimiento humano. Ante notario ha dejado escrita la frase que debe esculpirse en su lápida funeraria: "Aquí yace un tipo que dedicó su vida a comprender este mundo y sus alrededores. Fracasó." Y otra debajo: "Es la primera vez que hago un viaje sin tener ni idea de adónde voy"
Segueix-me :

Darreres entrades de l'autor