Per què se'ns adormen les mans a la bicicleta?

Tel: 973007938 - 649960759
Ilersalut VILA ANTONIA, 5 BAIXOS · 25007 LLEIDA, Lleida · Tel: 973007938 - 649960759
Localització

Per què se'ns adormen les mans a la bicicleta?

dimecres 16 de octubre 2019

Escrito por: custom4.us / Manel Terés Grau

Guantes de gel, doble cinta, manillar plano, redondo… no había manera, con cualquier cosa mis manos terminaban durmiéndose al de poco de comenzar mis salidas en bici. Me llamo Leandro Martín, soy de Colmenar y os cuento cómo determinamos el origen del problema y su solución.

En mi visita a Custom4.us lo primero que me explicaron fue el reparto de masas sobre la bici, en la que tenemos tres puntos de apoyo: sillín, manillar y pedales. Nuestro peso (la masa para ser estrictos) debe ser repartido correctamente entre los tres puntos. En mi caso tenía una bicicleta excesivamente larga y baja para que ello fuese posible. Éste era el primer fallo, los puntos de apoyo no favorecían un correcto balanceo de mis “kilos”. Así que lo primero que hicimos fue acortar la bicicleta y más alta y, aunque estéticamente era un auténtico horror, enseguida comprendí que no había otro camino, por lo menos hasta que ahorrase para una bici mucho más apropiada para mi.

Éste fue el primer punto, pero con ello solo iniciamos el camino, no teníamos la solución completa. Habíamos modificado el apoyo del manillar (elevándolo y poniendo un modelo supercompact que me acercaba el apoyo) y ahora nos tocaba el sillín. Sería largo exponerlo aquí, pero las explicaciones que me dieron sobre por qué el sillín que llevaba no era el correcto y cuál era el que yo necesitaba daban para una monografía en un máster universitario. Resumiendo, con un sillín adecuado a mi y colocado correctamente consiguió que me sentara estupendamente, de hecho, jamás había sentido yo tanto apoyo en un sillín (y, curiosamente, ¡era más estrecho del que llevaba!).

 

Ya estaba yo, se supone, bien colocado en la bici, con todas las medidas correctas y los materiales apropiados. Pero ¿habíamos terminado? La verdad es que no, simplemente habíamos sentado las bases mecánicas para empezar el proceso de ajuste. Nos quedaba el tercer punto de apoyo y reparto de masas y, como pude comprobar, el más importante: los pedales. ¿Cómo es posible llevar masa a los pedales y quitar del sillín y del manillar? Pues haciendo fuerza sobre ellos, ni más ni menos. Es decir, en vez de que el molinillo de las bielas arrastre mis piernas que sean mis piernas las que controlen el movimiento pedaleando correctamente.

Seguíamos avanzando hacia la mejora sustancial de mis capacidades en bicicleta. Ya había entendido que la posición es solo una pequeña parte del proceso. Ahora me tocaba aprender a pedalear siguiendo las instrucciones recibidas y, siendo honesto conmigo mismo, moderar mis salidas e intensidad de las mismas a mis capacidades.

Han pasado varios meses y he seguido un proceso que he me llevado al éxito. Ha desaparecido el adormecimiento, disfruto mucho más de mis salidas, he entendido de lo que soy capaz y de lo que no, que, al final es lo importante en todos los órdenes de la vida.

network.custom4.us

 

← Tornar
© Ilersalut · Tots els drets reservats · Avís legal ·
Ilersalut VILA ANTONIA, 5 BAIXOS · 25007 LLEIDA, Lleida · Tel: 973007938 - 649960759