Miguel Rubio: “Per cambiar la societat, cal menys individualisme i funcionar com a equip”

LLEIDACOM / Amaia Rodrigo Arcay
12-09-2019
  • Miguel Rubio: “Per cambiar la societat, cal menys individualisme i funcionar com a equip”

De petit, es colava amb els seus amics al Camp d'Esports per veure el Lleida. Després, es va convertir en el jugador que més cops ha vestit la samarreta blava. És l'únic color que ha defensat com a futbolista. Després, com a entrenador, Miguel Rubio s'ha especialitzat en pujar equips de categoria. I és que un dels seus motius d'orgull és haver format part com a jugador d'aquell equip que va pujar a Primera. I que va guanyar al Barça i al Madrid! Ell ja ho va vaticinar des del balcó de la Paeria. És exigent, familiar i apassionat. I no només pel futbol. Li preocupa la situació política i creu que hauríem d'unir esforços per recuperar drets perduts. Actuar com a equip. Però veu massa individualisme. Té el cor blau, encara que no és soci de l'actual Lleida Esportiu. I assegura que no el trucaran per entrenar-lo.

Hem volgut conèixer aquesta llegenda del futbol lleidatà i conèixer quina tàctica s'aplica a la vida el qui va ser jugador i després entrenador del club blau.

  • Presenta't. Qui és Miguel Rubio?

Miguel Rubio es una persona que nació en Cuenca y a los 4 años vino a Lleida. Desde entonces, vivo aquí. Me dediqué primero a jugar a fútbol y después a entrenar. Estoy casado y tengo dos hijos. Poco más. (Riu)

  • El futbol et defineix?

Sí, porque desde que tenía 20 años que empecé a jugar en el Lleida llevo vinculado al mundo del fútbol. Es mi modus vivendi.

  • Per què vas venir a Lleida des de Cuenca?

En esa época, en las ciudades interiores hubo mucha migración y nosotros vinimos a Lleida. Todos están aquí. Los hermanos de mi madre también vinieron aquí. Hay un pequeño núcleo familiar de Cuenca aquí, en Lleida. (Riu)

  • Quan eres petit, ja somiaves amb ser futbolista?

No! En ese momento, el fúbol era simplemente un juego al que podíamos jugar mucha gente con una sola pelota. No había tantos juguetes como ahora, desde luego no existían los videojuegos. Y era una forma de estar con compañeros practicando un deporte sin necesitar mucha cosa. Se marcaban las porterías con cualquier cosa, con camisetas o con piedras. Llegó un momento en que fui a jugar federado a Balafia. Entre los 16 y los 18 lo dejé.

  • Per?

No me gustaba en exceso estudiar y mi madre me advirtió que tenía que dedicar más tiempo al estudio. Volví en el último año de juvenil. Tuve la suerte de que el Lleida apostó por gente de proximidad. Fuimos unos cuantos que entrenábamos con el primer equipo y jugábamos con el amateur. Y yo tuve la fortuna de que me dejaron jugar y a partir de ahí es la historia.

  • I ho vas fer bé!

(Riu). Sí, la verdad es que sí. A partir de ahí empecé a jugar habitualmente y fui creciendo como jugador y como persona. Con dificultades, pero poco a poco me fui haciendo con un nombre dentro del Lleida.

  • I sempre has jugat al Lleida

Como profesional, sí. Como amateur también jugué en el Gardeny.

  • No vas voler canviar d'equip

Hubo alguna posibilidad que no salió. Ahora no suele suceder, pero tanto yo como Antoni Palau, hicimos toda nuestra carrera deportiva en el Lleida. Él creo que 15 temporadas y yo 14. Va pasando el tiempo y tuvimos la suerte o el club tuvo el acierto de formar jugadores buenos. Conseguimos el ascenso a Segunda B, que eso ya es profesional, después a Segunda A y una vez, subimos a Primera. Vivir la experiencia de jugar en los mejores campos de España es algo inolvidable.

  • És de les coses d'aquesta vida de les quals et sents orgullós?

Sí, claro. El Lleida nunca ha sido un club histórico que ha estado mucho tiempo ni en Segunda A ni en Primera. A partir de que nosotros subimos, tuvimos un ascenso histórico y la lástima es que no pudiéramos estar más tiempo porque en la actualidad, el hecho de subir a Primera supone una importante inyección económica y tener unos ingresos de cierto rango. 35 o 40 millones de euros tienen los clubs que menos ingresan por derechos televisivos. Pero bueno, aunque no nos mantuvimos, estuvo bien. (Riu)

  • Quan vau pujar a Primera, en la celebració al balcó de la Paeria, vas cridar que guanyaríeu al Barça i al Madrid. En aquell moment, vas pensar remotament que després ho aconseguiríeu?

No! (Riu). Es un momento de euforia y cada uno dice algo. Yo dije eso porque era algo muy complicado. Aunque ya nos había tocado el Barça en la Copa del Rey. Aquí ganamos y luego en Barcelona nos metieron 6 goles. Y en otra ocasión, aquí empatamos a 0 y allí nos eliminaron. Era muy complicado porque era el Barça de Guardiola, de Koeman, de Nadal, de Amor, de Bakero, de Stoikov, de Don Mario, de Laudrup. Pero bueno, allí les ganamos 0 a 1 y aquí perdimos 0 a 2 y tuvimos opción de marcar. Y al Madrid le ganamos aquí y allí perdimos. Pero todo eso lo hubiéramos cambiado por ganar aquí al Osasuna o al Rayo o al Albacete, que nos ganó en los últimos minutos y habernos mantenido en Primera. Lo normal es ganar a estos equipos y luchar por ganar a esos otros. De todas formas, los simpatizantes del Lleida y la ciudad en general, cuando ganamos en el Camp Nou, se debieron llevar una gran alegría que deben recordar. Aunque ya ha pasado algún tiempo y las cosas se van olvidando. Aunque lo hubiéramos cambiado por mantenernos, eso es historia. ¡Que nos quiten lo bailao! El hecho de salir del Camp Nou y que todo el mundo se sienta del Lleida eso es magnífico y cuando ganamos aquí al Madrid, al dia siguiente por la calle veías la gente muy feliz. La vida son momentos y están ahí. Hay que recordarlos de vez en cuando.

  • A la resta de la teva vida, quins altres moments memorables guardes?

La persona con la quien llevo casado muchísimos años y mis hijos son lo más importante de mi vida. A parte de esto, no te creas que yo tenía un objetivo muy claro. Cuando dejé de jugar, empecé a entrenar y primero estuve 4 años de segundo. No sabía muy bien si entrenar al Lleida. Había estado mucho tiempo, la exigencia era alta y estábamos en Segunda. Me lo ofrecieron y acepté. Ese también fue un momento importante. Luego me fui y volví y volvimos a subir a Segunda. Son cosas de las que me siento orgulloso. Me han pasado cosas positivas y negativas en todas las categorías en las que he entrenado. Me quedo con las positivas. Si no, ¡para qué vivimos! He tenido la suerte de subir de Segunda B a Segunda A. De Tercera a Segunda B, de Primera Catalana a Tercera, de bajar, de volver a subir... (Riu). No me ha ido mal. Quedamos campeones de Tercera Catalana con el Ascó y no logramos subir. Con el Monzón me pasó lo mismo. Pero ahora en el Fraga, estamos en Tercera y veremos qué pasa. Es muy largo y hay que ir jugando, día a día.

  • Partit a partit. És així de tòpic?

Antes, el deporte se miraba a largo plazo, como las olimpiadas. Pero el fútbol es más inmediato. La semana que viene, igual no estás porque te han echado. ¿Para qué mirar a largo plazo? Ver qué tienes y qué puedes hacer e intentar llegar con las mejores condiciones al domingo y te puedes quedar. Y así una semana tras otra hasta llegar los últimos diez partidos, que es donde te juegas cosas más importantes. Y ya está.

  • Si no t'haguessis dedicat al futbol, a què t'haguessis dedicat?

Buena pregunta. No lo sé. Al final, todo ha ido girando alrededor del fúbol. Cuando empecé como segundo entrenador del Lleida, me faltaba el tercer nivel para poder entrenar un equipo. Éramos unos cuantos compañeros que nos estábamos sacando el título e íbamos a Barcelona durante un año. En el momento en que hice de primer entrenador, sólo me dedicaba a eso. Ahora no te da para vivir únicamente del fútbol y llevo la contabilidad de una empresa. Pero no es algo que me apasione. Lo que me apasiona es conseguir que un equipo, una serie de jugadores, crezcan. Ves que van avanzando y en otras ocasiones, te sientes mal porque no soy capaz de hacerles ver la importancia del juego, de lo que es jugar a fútbol. Hay algo psicológico. No es fácil llegar a los jugadores. Y si lo consigues, tienes mucho ganado.

  • Sempre és culpa de l'entrenador?

Todos tenemos parte de culpa. Los entrenadores por no ser capaces de hacerles ver determinadas cosas y los jugadores porque no ponen pasión. Cuando juegas a un deporte, la ilusión y las ganas no se pueden negociar. Tienen que estar ahí. Hay otros que tienen mala suerte con las lesiones. Pero la vida que llevas también determina si tienes más o menos lesiones. Algunas son imprevisibles, pero otras se pueden evitar.

  • Tu et consideres una persona apassionada?

Sí. En el deporte hay que ser apasionado. Si voy a entrenar y no dedico toda mi energía querría decir que no me gusta lo que hago y el compromiso no es completo. Hay que conseguir mantener el ánimo siempre y evitar los conflictos que siempre surgen.

  • Quines altres passions tens a banda del futbol?

La principal es esa. También me gusta mucho ver películas y series. Creo que me viene de los viajes en autobús. Nos pasábamos el tiempo viendo pelis. Luego, claro, me gusta estar con mi familia y con amigos. Charlar. No siempre de fútbol. También me gusta conversar sobre política porque hay muchas cosas que no entiendo y me encienden. Discuto mucho, defiendo mi postura. También sé reconocer cuándo me equivoco. Si habiendo sido jugador y entrenador no eres capaz de reconocer errores, mal vas.

  • És un dels principals aprenentatges que has fet

Sí. Yo como jugador no tenía la visión del entrenador. Siempre piensas que puedes hacer más. Mientras existe el fútbol, existe la excusa. El balón, el campo, el compañero, el árbitro... Yo no soy de los que le echo la culpa al árbitro por la sencilla razón de que se equivoca también. Habrá días más acertados que otros. Lo que hay que hacer es analizarse y analizar lo que ha pasado para hacer una propia valoración. Yo como jugador nunca acababa contento. Siempre podía haber hecho más. Es un juego de errores y se trata de minimizarlos.

  • Ets una persona molt exigent?

Sí, como jugador y como entrenador. Yo he tenido muchas dicusiones con compañeros. Primero mirémonos: ¿estás dando lo mejor de ti? A partir de ahí, ya le diremos al míster cosas que creamos que se pueden mejorar, pero primero hay que ver qué puede cambiar uno mismo.

  • Has comentat que et preocupa el tema polític. Qué és el que et sap greu?

Tampoco hace falta ser un gran entendido para ver que hay cosas que no tienen sentido. La ley hipotecaria no tiene sentido, el rescate de los bancos, tampoco. Yo también iría al banco, les pediría 100.000€ y después si no se lo devuelvo pues nada. Son cosas que no entiendo. Compras un piso, no puedes pagar la hipoteca, te quitan el piso y continúas con la deuda. No hace falta ser ingeniero para ver que hay que cambiar esa ley. Si no se ponen de acuerdo los partidos políticos en eso, algo quiere decir: que los bancos, el poder económico domina la política. Mal vamos. No hay nada que hacer contra eso.

  • No ets optimista amb el panorama polític.

Me sabe mal porque hay gente que lo pasa mal. Y luego, oyes a gente con alto nivel económico decir que el problema son los salarios! No hay que ser muy listo: si no subes los sueldos, la gente no puede vivir y van a cotizar menos. Hay que generar puestos de trabajo y pagar mejor. Y habrá gente que tendrá que pagar más impuestos. Sí. Tendrán que contribuir más porque tienen más. Hay gente que presume de que dan dinero a tal fundación o a tal otra... ¡Pues danos dinero a todos! ¡Paga los impuestos! ¿No? Esa es la mejor manera de repartir. Y luego llega alguien del Banco Central y dice que la gente no ahorra. ¡Pero cómo quieren que ahorren! Si les pagas 500€, ¿quieres que ahorren? ¿Y qué más? Que se pongan ese sueldo durante dos años y que vivan. Sin nada más. El señor del Banco Central que lo haga y que me lo cuente. Después de la experiencia, tomaría otro tipo de decisiones. Pero claro, viviendo arriba, lo de abajo queda muy lejos. Hay mucha gente que sobrevive con 500, 600, 700€. Todo eso me enerva. No lo entiendo.

  • En què ets especialista?

En nada y en todo. (Riu).

  • Això ho diem els periodistes...

Yo soy bastante directo y honrado. Y perfeccionista. Cuando hago algo, me gusta hacerlo bien. Por eso, cuando mi mujer me pide que arregle la instalación eléctrica, llamo al profesional después de haberlo estropeado más. Yo sé que no sirvo para determinadas cosas.

  • Si fossis un superheroi, quin superpoder et demanaries?

Mi mujer siempre dice que le gustaría poder teletransportarse. Es bueno. De momento, hoy me apetece ir a ver a mi hijo que está en Sabadell. Pues ya está. Ahora mismo.

  • No t'hauries aficionat a veure pel·lícules als autobusos durant els viatges

(Riu). Sí, pero tienes más tiempo. Y puedes escoger. Puedes decidir pasear. A mi que me gusta mucho ir a la montaña por el clima, la tranquilidad, el paisaje... Tenemos aquí mismo el Pirineo que es maravilloso, con mil cosas para poder hacer. Pues mira, en un momento me iría a la Vall Fosca y luego, allí, a andar.

  • Com t'agradaria passar a la història?

No sé. Con la historia siempre pasa igual y no nos damos cuenta. Muchísima gente se valora cuando se muere. No tiene sentido. A mi, con tal de que la gente que ha compartido tiempo como entrenador digan: “este tío era un pesao, pero era buen entrenador, sacó lo mejor de mi”. Y otros jugadores que digan que este también era un pesao (riu) pero podías contar con él para lo que fuera. Daba todo de él y era un jugador honrado que luchaba por unos colores, en este caso el azul. Eso creo que la gente que me vio jugar lo tienen bastante claro.

  • Tornaries a entrenar al Lleida? Com veus ara l'equip?

Ha cambiado. No lo sé. El Lleida es el Lleida. Pero ahora ya no es la Unió Esportiva Lleida aunque tenga los mismos colores. Nosotros conseguimos aglutinar a mucha gente alrededor del equipo. No llenábamos el campo, pero el hecho de conseguir que fueran 12.000 personas no va a ser fácil volver a conseguirlo. Eso implica que todo el tejido de Lleida vuelva a estar pendiente. Hay que llamar la atención de todos los simpatizantes.

Otra cosa es que venga alguien con mucho dinero y lo inyecte.

  • Els diners són la clau per a que el club funcioni?

Ahora mismo ayudan mucho. En nuestra época, pese a que había muchas diferencias, no eran tantas como ahora. Lo de ahora es una locura. Una camiseta para mi nieto, que tiene 9 años, ¡cuesta 100€! Estamos fatal. ¡Lo increíble es que se venden muchas!

  • I què diu el teu net de tenir un avi que va jugar al primer equip del Lleida a Primera Divisió?

Lo que pasa es que mi hijo también es futbolista. Salió del Lleida y ésta es la tercera temporada con el Sabadell. Mi nieto vive el fútbol lo vive como algo habitual. Le gustan los cromos, las camisetas y le da igual de qué equipo. Se las pone todas.

  • Quan eres petit, quin era el teu ídol futbolístic?

Mis padres no me podían llevar a ver partidos de fútbol. Nos colábamos para ver el Lleida. (Riu). Y yo no tenía referencias de jugadores como se tienen ahora. La rivalidad era entre Barça-Madrid. Y yo era del Madrid y nos picábamos con los amigos. Nosotros que tuvimos la suerte de jugar contra el Barça de Cruyff y contra la quinta del Buitre, no olvido esa oportunidad. La pena es que encontrar las imágenes cuesta mucho más que ahora.

  • Com t'acomiades de la gent?

Nos vemos, hasta luego... No sabes nunca si vas a volver a ver a esa persona. Lo que no esperas, aparece. ¿Quien nos dice que no nos vamos a encontrar en cualquier sitio?Las personas nos vamos encontrando por el camino... La única cosa cierta es que la familia está ahí y los amigos los escogemos. Y yo no soy persona de muchos amigos. Era muy amigo de Antoni Palau. Nos llevábamos muy bien. También con Elcacho. Pero puedo estar dos años sin hablar con él. Y no importa, no necesito hablar todos los días para conservar la relación.

  • La família sempre está i els colors també?

Yo voy de vez en cuando a ver al Lleida pero no me llama tanto. Esa es la verdad. Y me gustaría que me llamara más. No acabo de entender muy bien la idea que tienen de club. Yo quiero que gane siempre. Otra cosa es que me apetezca ir al campo. Las veces que he ido no veo gente. Por mucho que en el periódico ponga 2.000 personas yo no las veo. Para que vaya gente, hay que abrirse más. Esto no es el Barça, es un club de una ciudad pequeña y el club tiene que ser más accesible.

  • Però ets soci?

No. No han hecho nada para que lo sea.

  • I si ara et truquessin i t'oferissin ser l'entrenador acceptaries?

No me llamarán, eso seguro. Tendrían que cambiar cosas y no creo que estén muy por la labor de cambiarlas. Y luego, que no me acaban de convencer según qué cosas. Tienes que ser más cercano. Estás en Lleida, no en el cielo. Cada uno lleva el club como cree conveniente y este no es mi estilo.

  • Quin és el repte ara?

El reto ahora es mantener al Fraga en Tercera División, que va a suponer mucho trabajo y va a ser un año duro.

  • I què t'agradaria aconseguir quan siguis gran?

Estoy contento porque he consenguido que mis dos hijos sean honrados. Uno juega al fúbol y la otra, a la gestoría. Sé que mi hijo ha vivido con la losa de que yo fuera jugador y eso afecta. Por eso, estoy muy satisfecho de que salga adelante. Más allá de eso, no hay que darle muchas vueltas a la vida. En cuanto a la sociedad en que vivimos, tenemos que conseguir que haya gente que luche por unos ideales. Si no lo conseguimos -que hoy en día no lo veo muy claro-, nos disgregamos, no funcionamos como equipo. Le damos importancia a las banderas, el himno. Pero ¿y lo importante? Las casas, los sueldos, que la gente no pase hambre. Si no nos unimos por lo básico, perdemos lo que costó años de lucha conseguir. La crisis le ha venido muy bien a mucha gente que ha bajado sueldos, se han recortado derechos. Y ahora no veo conciencia colectiva para conseguir que la sociedad sea mejor. Nos estamos volviendo borregos. Si no logramos aúnar esfuerzos, cuanto más divididos estemos, peor. Tendríamos que salir todos a la calle. Si estuviéramos 10 millones de personas en la calle, cambiarían muchas más cosas. Pero no sé si conseguiremos arreglarlos.

  • Partit a partit.

Més Retrats de la Sara »

Comparteix

També t'interessarà

Enquesta

Quina opinió et mereix el transport públic a Lleida?