En África también suceden cosas raras

En África también suceden cosas raras

dissabte 17 de febrer 2018 - 19:15 a dimarts 03 de febrer 3333 - 09:30
En África también suceden cosas raras

(En este bonito esquema se ve uno de los posibles árboles genealógicos del género Homo. Pero hay otros).

En el artículo anterior hice un paréntesis para dar noticia de un descubrimiento sorprendente, que colocaba a sapiens-sapiens en Israel 80.000 años antes de lo aceptado. Vuelvo patrás para continuar con el relato de nuestra Evolución.

En estas estábamos, tan ricamente, cuando una evolución del ergaster/habilis desembocó en otra potente especie a la que denominamos heidelbergensis. Su nombre deriva de los restos hallados en el Sur de Alemania, aunque no es oriundo de allí, sino de África. Hablamos de unos 700.000 tacos atrás, y también ciscaba por la zona Oriental de África. Y también salió de África para darse un paseo por Europa, cuando allí no quedaba ni un solo erectus, pero sí en Asia… ¿De dónde venía? De África, por supuesto. ¿Quiénes eran sus papis y mamis? Directamente los ergaster/habilis, es decir, los de las primeras cosechas de humanos. Y antes de emprender el viajecito, medio millón de años atrás, tuvo descendientes en forma de dos especies también humanas, ya muy perfiladas y guapeadas. Bueno, tres: neanderthales, sapiens-sapiens (nosotros mismamente) y denisovanos. De estos últimos no hablaré para no liar la troca.

Y ¡et voilà! Y ya estamos llegando a la próxima estación del Vía Crucis. Los nean aterrizaron en Europa, vía Oriente Próximo, hace unos 300.000 años, y fueron los reyes del mambo hasta que llegaron a Europa los sapiens-sapiens y les aplicaron la ultra-violencia-veloced. O tal vez se extinguieron por méritos propios...

Recordatorio de la niebla histórica que envuelve nuestros afanes: desde el hombre de Georgia, un erectus que vivió hace 1’7 millones de años, al heidelbergensis discurre un millón de tacos en los que no tenemos restos fósiles o herramientas. Silencio total. Noche y niebla. Y eso da la medida de la dimensión de la tragedia de la Cosa.

Pero, ¡cuidado!: la prestigiosa banda de Atapuerca, defiende que es el antecessor hallado en Burgos la especie papá y mamá del heildelbergenis, que también emigró a Europa hace unos 800.000 años. Sin embargo, la comunidad científica no acaba de reconocer esa nueva genealogía de los sapiens-sapiens. Sería más correcto decir que de los antecessores salieron los heildelbergensis, y de estos los neandertales. En cuanto a nosotros, surgiríamos de acuerdo a la secuencia: antecessor-rhodesiensis-nosotros , mientras que los heidelbergensis, también hijos de los antecessor, se fueron por su cuenta para desembocar en los nean, que entraron en una vía muerta de la Evolución, ya que se extinguieron. Fin del trayecto. A día de hoy, mañana ya se verá, insisto en que otros suponen que el Heidelbergensis surgió en África como evolución de los ergaster/hábilis; Y ese nos parió  a nosotros y a los nean.

¿Qué está muy liado y con diferentes visiones? Sin duda, pero no pasa nada. Con retener que emergemos de África Oriental hace unos 200.000 tacos de nada, y que nuestros ancestros más cercanos son o heidelbergensis o rhodesiensis -ambos muy próximos genéticamente y africanos de nación-, ya vamos aviados.

Hoy me ha dado por poner un vídeo de pintura. ¿Y como artista invitado, quién mejor que el Bosco​?

https://www.youtube.com/watch?v=p-63oQ1iUVM

 

 

 

Comparteix-ho

Sobre l'autor

imatge de Vidaydestino
Salvador Martínez. Jubilado inquieto y curioso, que se pasea por una de las más apasionantes fronteras del conocimiento humano. Ante notario ha dejado escrita la frase que debe esculpirse en su lápida funeraria: "Aquí yace un tipo que dedicó su vida a comprender este mundo y sus alrededores. Fracasó." Y otra debajo: "Es la primera vez que hago un viaje sin tener ni idea de adónde voy"
Segueix-me :

Darreres entrades de l'autor