¿Se puede saber de dónde ha salido esa idea?

¿Se puede saber de dónde ha salido esa idea?

dimarts 03 de maig 2016 - 18:15 a dilluns 01 de maig 2017 - 00:45
¿Se puede saber de dónde ha salido esa idea?

 

En esta bonita ilustración se visualiza la creación del Universo por obra y gracia de un ser supremo o por ahí).

Si Dios me hubiese consultado sobre el sistema del universo, le habría dado unas cuantas ideas (Alfonso X el Sabio).

(Hay que echarle de comer aparte, al Alfonsito. Parecía tonto y resulta que ya en el siglo XIII y en pleno secarral castellano, enfocaba visiones absolutamente contemporáneas).

En la entrega anterior dejamos la cosa en era pertinente explorar la posibilidad física (sic) de un ser supremo, por decirlo de alguna manera. Vamos allá.

El cristianismo ha mostrado desde hace muchos siglos gran interés por demostrar la existencia de Dios mediante la lógica y la dialéctica. Pero no mediante la experimentación. Ya San Agustín, en el siglo V, se dio de morros con el problema: qué hacía Dios antes de crear la Tierra y el cielo? Misterio total, ni puta idea. Pero como algo tenía que decir puesto que creía en Él, concluyó la cosa afirmando que Dios no hacía nada antes de la Creación del Todo total. A estas alturas de la película, no sé si llorar o reír, créanme. Hawking viene en nuestro auxilio: No tiene sentido preguntar qué ocurrió antes del Comienzo, porque el tiempo no estaría definido. ¡Menudo auxilio!

Otro de los pioneros de esa visión fue Anselmo, arzobispo de Canterbury, allá por el año 1.078. A él se  debe la prueba ontológica de la cosa (Michio Kaku). Pero Kaku se hace un lío al explicar en qué consiste el evento. Así que lo explicaré de manera sencilla y entendible: Anselmo afirma que Dios tiene que tener todas, toditas, las cualidades posibles; y entre ellas está, obviamente, el existir. Ergo, Dios existe. Es decir, que el bueno de Anselmo (que alcanzó la santidad), parte de la base de que Dios existe para demostrar que existe. Y eso es muy feo. Conclusión: demostración falsa. La trampa dialéctica está en partir de la base de que dios, como tiene todas las cualidades, debe existir. Es lo mismo que decir que dios no existe porque no tiene cualidad alguna. Hipótesis, suposiciones. Y afirmar que un objeto existe, no lo hace más perfecto. Sostener que el unicornio es el caballo más perfecto imaginable y con todas las cualidades caballunas, no significa que exista, por mucho que nos empeñemos en que debe existir por narices, ya que es el más perfecto (Kaku).

Tomás de Equino también se empeñó en esta ardua empresa. Son bien conocidas sus vías para el conocimiento racional de ese ente creador. La más famoso incide en la causa primera. Veamos: como no puede haber una concatenación infinita de causa-efecto, tiene que haber una causa primera, fundacional. Y esta solo puede atribuirse a Dios. No obstante, a esa conjetura se le cae todo el artesonado encima. Se utiliza el mecanismo causa-efecto hasta que se llega a Dios, Primera causa que no es efecto de ninguna causa anterior. Y eso es feo. Además, la conservación de la masa y la energía es suficiente para explicar el movimiento sin tener que echar mano de un dios (Davies). Y derivado de esto:¿ese supuesto dios creó las leyes de la física, o estuvo sometido a ellas? Complicadillo, ¿verdad?

Pero hay más matraca. La constatación científica de que nuestro Universo tuvo un principio, denominado Big Bang, ha dado nueva munición a los creacionistas. Si hubo un Principio de Todo –con mayúsculas- tiene que haber alguien que lo haya puesto en marcha. De lo contrario, ¿cómo carajo se activa y peta? Una versión renovada de las ideas de Tomás de Aquino, puestas al día mediante unas gotas de ciencia. Un dios, por tanto, ajeno al espacio-tiempo, todopoderoso, eterno, que un buen día aprieta el botón de la Creación de Todo. Simple, bello, armónico, eterno y pasando mucho de lo que le pueda ocurrir a su creación. El Uno.

Pero esa hipótesis contiene varias contradicciones: ¿quién creó al ser que creó la singularidad primera de la que surge el Universo? (Hume). ¿Por qué ese dios tiene que montar un Universo tan lentamente –miles de millones de años hasta la aparición de la vida en la Tierra- que sería la guinda del pastel, el fin último de la magna obra? ¿Por qué ese dios nos fraguó en el interior de las estrellas (nuestros átomos y tal se forjaron allí), en vez de crearnos de un soplido, lo cual molaría un montón? ¿Por qué se sometió a las leyes de la física para crearnos? Todo muy raro e inconsistente. Además, un dios reducido al papel de inaugurador del Circo, parece bastante pobre.

Usamos el cielo como un gigantesco plató y allí constatamos cómo las fluctuaciones cuánticas registran el eco del Big Bang. Algunos científicos dicen que en ese eco está la voz de Dios; otros creen que esas fluctuaciones en realidad son los dedos de la divinidad y otros nos hemos limitado a medirlas. Si no admites a Dios, lo mejor es aceptar un multiverso/pluriverso, señala Linde, un talento de la física. Eso de los infinitos universos cascándola por ahí de ningún lugar dificulta todavía más las cosas. Al parecer, las matemáticas de una de las teorías de cuerdas, demuestran su existencia. Pero sobre el papel, solo sobre el papel. Y para más inri los genios del invento aclarar que es imposible saber nada de los otros universos, y mucho menos darnos un paseo por ellos. Así que confusión total. Orate, frates.

Supertramp fue uno de los grupos más brillantes de la cosa del pop-rock. Y para muestra, ahí va este sinfónico botón.

https://www.youtube.com/watch?v=6aWDxuhD0FI

Comparteix-ho

Sobre l'autor

imatge de salmar2
Salvador Martínez. Jubilado inquieto y curioso, que se pasea por una de las más apasionantes fronteras del conocimiento humano. Ante notario ha dejado escrita la frase que debe esculpirse en su lápida funeraria: "Aquí yace un tipo que dedicó su vida a comprender este mundo y sus alrededores. Fracasó." Y otra debajo: "Es la primera vez que hago un viaje sin tener ni idea de adónde voy"
Segueix-me :