La diabetes y el tortell de Reis

La diabetes y el tortell de Reis

diumenge 04 de juny 2017 - 19:15 a diumenge 07 de febrer 2512 - 19:30
La diabetes y el tortell de Reis

 

(Ser hijos de los mismos padres no implica ser idénticos, como lo demuestran los hermanos Calatrava).

En llegando a estos pastizales de la transmisión de la información genética, entiendo que hay que hacer una puntualización. La cosa va de cómo se transmite la información entre organismos/orgánulos. Pero la información es inmaterial. No está hecha de materia, sino del orden en el que se disponen esos organismos transmisores. Hay que joderse. Por tanto, es inmaterial.  Y ese es el núcleo del follón, que por lo demás no tiene una clara explicación. Que un tipo tenga orejas grandes o pequeñas depende del orden de colocación de los nucleótidos en el gen vinculado a la morfología de las orejas. El orden es el mensaje, como diría Marshall Mcluhan.  La información genética es el orden en que se articulan los nucleótidos, y después los aminoácidos, y los enlaces atómicos en la moléculas… El gen del color del pelo castaño, un suponer, está compuesto y diferenciado de los alelos que expresan otro color de pelo por digamos 25 nucleótidos –véase el artículo anterior- secuenciados y expresados de manera distinta. Los otros colores de pelo, tienen idéntico nucleótidos, pero en diferente orden. ¿Lo explico bien? No hace tanto, veía en Youtube a un tipo que decía que la diferencia entre el sabor de la hierbabuena y el del comino (no recuerdo si eran exactamente esos sabores) está en la orientación de su molécula; que igual en ambos casos: una en la izquierda y la otra en la diestra. Orientación espacial, orden, coordenadas, transmisión... He aquí el meollo fascinante de la cosa de la Vida.

Repasemos ahora la mecánica de esa transmisión. El asunto empieza por la replicación, durante la cual las dos hebras en espiral del ADN se separan; y una de ellas se complementa para formar el otro ácido nucleico, el ARN ­­– ácido ribonucleico. Segundo paso: la transcripción: este ARN, llamado mensajero, porta la información genética que le ha pasado el ADN. ¿Sí? Tercer paso. La información pasa al  ARN llamado traductor que genera los aminoácidos, y estos las proteínas (Gould). Y de ahí a la vida. Al infinito. ¡Qué complicada y azarosa es la Vida!

Todos esos orgánulos que hemos visto forman, junto con la información que transmiten, el genoma.  Este se apretuja – cual japoneses en piscina- en los cromosomas: los envases que protegen el delicado genoma. Allí se cuece el ARN para formar aminoácidos y proteínas. Los humanos tenemos 46 cromosomas, que forman 23 pares. La mitad del papá y la mitad de la mamá. Los cromosomas están prensados en el núcleo de las células. Los cromosomas –sesuales-, que determinan si uno nacerá hombre o mujer, son los X e Y. Las mujeres tienen XX, y los machos XY. Ampliando el foco: ¿qué células pasan la información para fabricar bichos semejantes a los papis? Elemental, querido Darwin: las sexuales. El cromosoma Y y el ADN mitocondrial, que se expresan por vía paterna y materna, respectivamente. Estos no están sujetos a cambios en la reproducción, lo cual permite mantener unos rasgos comunes a todos los tipos humanos y el parecido con papis y yayos. Si hay cambios importantes en la réplica –mutaciones-, hay problemas. Los cromosomas tienen apelotonadas 2.850 millones de unidades de ARN. Por tanto, las combinaciones son innúmeras, y permiten cierta singularidad a los bichos humanos y no humanos (Wade).

Rincón de las curiosidades. Todos nosotros somos conscientes de que comer azúcar es fuente de problemas metabólicos, y precursor de ciertos tipos de diabetes, ¿correcto? Pues bien, el azúcar, en forma de glúcidos, polisacáridos y demás está en la base de la vida. En la base básica básicamente. Sin ellos sería imposible la vida: la obtención y el almacenamiento de energía, la estructura de la célula… Verbigracia: La cosa de la vida va, entre otras, de la transformación de azúcares en energía. Brutal. ¿Que cuáles son las otras sustancias básicas de la materia viva?  Pienso que lo he señalado no sé dónde antes; repasemos: proteínas, grasas, aminoácidos y ácidos nucleicos (que, como veremos inmediatamente son los que garantizan la reproducción de los bichos y tal). Lo de los azúcares –glúcidos- es fundamental ya que se transforman en energía. Sin ella no habría nada que rascar, recuerdo.

El Tigre de Belfast ha compuesto baladas inolvidables.

https://www.youtube.com/watch?v=26W2Ybiq-jU

 

 

Comparteix-ho

Sobre l'autor

Salvador Martínez. Jubilado inquieto y curioso, que se pasea por una de las más apasionantes fronteras del conocimiento humano. Ante notario ha dejado escrita la frase que debe esculpirse en su lápida funeraria: "Aquí yace un tipo que dedicó su vida a comprender este mundo y sus alrededores. Fracasó." Y otra debajo: "Es la primera vez que hago un viaje sin tener ni idea de adónde voy"
Segueix-me :

Darreres entrades de l'autor