Danzad, danzad, malditas (5)

Danzad, danzad, malditas (5)

diumenge 24 de maig 2015 - 16:45 a dissabte 29 d'agost 2015 - 01:45
Danzad, danzad, malditas (5)

 

(En este bonito dibujo a todo color se ve la estructura interna de un protón; compuesto por dos quarks y uno d. Los gluones son las partículas de la fuerza nuclear fuerte que mantiene unida a toda la materia material. Por supuesto que nunca se ha visto la estructura interna de un protón, ni a un protón,...)

Como hace días que dejamos la cosa, es conveniente repasar un poco. Vamos a ver: tenemos los fermiones, con un primer subgrupo de partículas llamadas leptones, que son los electrones, muones, tauones y neutrinos. ¿Sí? Los fermiones integran otra partícula fundamental. Tan fundamental que constituye el escalón más elemental de la materia: el quark, el superstar de los fermiones. En llegando aquí, aparece una de las preguntas esenciales de la ciencia: ¿de qué carajo está hecha la materia? La respuesta es tan simple como impactante: de electrones, quarks y pegamento glue, mayormente. Todo lo demás son pamplinas y ganas de marear la perdiz. Los quarks se agrupan en tríos diferentes para formar los protones y los neutrones (llamados también nucleones). Y estos últimos son los componentes del núcleo atómico, al que se le añade un electrón sonado, o varios, que orbita alrededor del núcleo, para formar un átomo. Y a partir de ahí, y con tiempo y una caña, se forman hasta las galaxias. En el nivel actual de nuestros conocimientos, los quarks son la realidad material primigenia e indivisible.

Son los granitos de arena con los se organiza cualquier tipo de materia. Todos los objetos/cosas/entes/cuerpos que hay en toda la realidad material de todos los sitios de todas partes del Todo están compuestos en última instancia de quarks en distintas combinaciones. (El término quark procede de la novela de James Joyce, Finnegans Wake. Una obra ilegible, escrita con un metalenguaje críptico, con la que el genio dublinés exploró ls fronteras de la literatura y de la comunicación humana). Si dijimos que al principio fue la partícula, podemos añadir que al principio del Principio fue el quark. Oremus.

Hay seis clases de quarks: arriba (anotado como “u”, de la inicial de “up”, arriba en inglés), abajo (“d”, de down, abajo en inglés), cima, encanto, extraño y fondo. Me permito informar al inquieto lector de que los cuatro últimos solo existieron, y durante unos femtosegundos (la milbillonésima parte de un segundo), en la Gran Explosión que se dio en el inicio de Todo; de todo del todo (el Big Bang). Pero en laboratorio se han podido “clonar” y estudiar. Los quarks no van por libre, sino que se manifiestan unidos entre sí mediante los gluones (las partículas portadoras de la fuerza o interacción nuclear fuerte, una de las cuatro fundamentales de la naturaleza). Aunque los quarks, como materia, también se relacionan con las otras tres fuerzas (la gravitatoria, la nuclear débil y la electromagnética; estas dos últimas unidas para formar la fuerza electrodébil).

Me referiré más adelante a los gluones y demás fuerzas; si no me olvido… Esa masa hecha de quarks (ladrillos) y gluones (cemento) es la base de todas las construcciones de la naturaleza. Incluso de la Conferencia Episcopal Española, ¿quién lo diría? Los quarks también tienen “color” y “sabor”, que no tienen nada que ver con el color y el sabor habituales (como casi nada en ese mundo), y conforman la teoría de la cromodinámica cuántica. Pero de esas características de momento no hablaré para no liar más la cosa. Ha hemos visto que los quarks son los formantes de los protones y los neutrones. Un protón lo forman dos quarks “u” y uno “d”, y su carga es (1)e; esto es: la misma que el electrón, pero con carga positiva. En cuanto al neutrón, está integrado por un quark “u” y dos “d”; por lo que su carga es (0)e; (esta e significa electronvoltio, la unidad de carga en esos andurriales).. En otras palabras, el neutrón es neutro, como su mismo nombre indica. Y la carga del átomo es cero patatero, ya que la carga negativa del electrón se anula con la misma pero en positivo del protón; y en los átomos de cualquier elemento, el número de protones es igual al de electrones, por lo que las cargas siempre serán cero. I santes Pascues.

Comparteix-ho