Descanso

Descanso

dimarts 01 de novembre 2016 - 22:00
Descanso

A veces

apoyarme en una esquina de mi ser

-ese extraño que se escapa a todas horas contracorriente-

 

A veces

rezar al dios de todas las cosas pequeñas

-el que hace que el día se vuelva sulfuroso y azul-

 

A veces no ser

más que una brizna en el huracán de las ideas: tan pequeña, tan cerca

de mis disturbios

 

Levantar barricadas contra la tristeza

Nadar por los recodos de ese justo momento en el que

nada es como debiera

 

Y sin embargo ahí estás tú,

armado con tu sonrisa,

dispuesto a luchar de nuevo por el arco descendente de la fortaleza de los temores emergentes

 

A veces tú,

subterráneo abrazo de los túneles del tiempo,

mano amiga que recorta las uñas de las fieras

que habitan mis peores pesadillas,

apareces de nuevo para recordarme

que cada día es igual y diferente

porque somos los mismos escombros

con algo más de pátina cansada por los espejos del tiempo

pero

obras el milagro de sacarme de mi propio desahucio

me arrancas mi antigua piel

me arranco mi antigua piel

y

curiosamente

nunca soy tanto tú como cuando soy yo:

amigo de mis días,

ácido compañero que endulza mis heridas y las vuelve insoportables

pero tan reales

que no hay más que volver

 

a veces

 

sobre el borrado recuerdo

que nos despierta

de la tenebrosa paz

de los cansados.

Comparteix-ho