El valiente señor Torra podría generar una nueva especie

El valiente señor Torra podría generar una nueva especie

dijous 28 de març 2019 - 18:00 a dimecres 07 de març 2345 - 09:45

https://www.youtube.com/watch?v=Xg8DbuR28Zo

(En este bonito vídeo adjunto se explica con claridad irrefutable la Creación del Universo por la mano de Dios. Me permito informar de que, a día de hoy, los creacionistas son más numerosos que los que defienden el Evolucionismo. Y es que el Creacionismo es mucho más cómodo y fácil de entender: no tienes que buscar fósiles, ni utilizar sofisticados y variados métodos científicos para hallar evidencias...  Sencillamente, todo lo ha hecho Dios y no hay más que rascar.  A estas alturas de la función ya no dudo de que si rascas un poco en la sesera de muchos individuos, aparece un tarugo irracional). 

En antropología evolutiva hay casi tantas visiones como científicos. Por ejemplo, en lo del antepasado común a nosotros y los chimpas, hay tipos como Antonio Rosas que sostienen que el eslabón perdido que les gustaría encontrar es precisamente ese papá-mamá común a ambas especies (a su vez de diferentes géneros). Interesante visión. Pero a mí me gustaría más encontrar el eslabón perdido entre los australopitecos y los primeros humanos, o el que hubo entre los nosotros-nosotros actuales y la especie de la que descendemos: heidelbergensis/rhodesiensis, supuestamente. Respecto al primer eslabón, entre los australopitecos y los primeros nosotros, parece que el homo nadelis es el candidato más firme: exterior humano, interior australopiteco. Como si la evolución hubiera actuado de fuera a adentro. ¿Fabricaba herramientas ese bicho? Habrá que estar atentos a nuevos descubrimientos, y nuevos análisis.

Ojo al parche: la fabricación de herramientas y desarrollo de la capacidad cognitiva van de la mano. Una detrás de otra: primero los cambios físicos/evolutivos y después la fabricación de herramientas y demás aspectos de avance cultural. Y nunca mejor dicho lo de la mano, ya que sus peculiares patas delanteras son tremendamente prácticas y dúctiles ahora que están liberadas de la esclavitud de la locomoción: anda erguido, con cierta torpeza, pero erguido. Ese es nuestro primer nosotros: el homo hábilis.Y es un oportunista que come todo lo que pilla, incluidos los restos de carne putrefacta de animales cazados por los grandes felinos. En mi sarnosa opinión, ser omnívoros, fue una gran ventaja para nuestra supervivencia. No obstante, apenas nos han llegado restos de esos recontra abuelitos, lo cual complica mucho el conocimiento.

Hay otras características que separan a los homínidos de los homos. Sin ir más lejos, la dentadura. Como dijo san Darwin, los humanos somos simios con dentadura pequeña. Si observan la dentadura de un chimpa, verán que es mucho más poderosa que la nuestra; en la que sobresalen unos respetables caninos e incisivos; amén de unos molares muy dimensionados. Y no les digo nada de la dentadura de un gorila, que si te pega un bocao te abre el cráneo como si fuera un melón. ¿Por qué esos primitos tienen dentadura distinta a la nuestra? Sencillo: porque comen cosas distintas.

Recordemos los motores que transformaron el genoma de ciertos homínidos -ardipithecus, australopitecos…- en el de los primeros nosotros, y en general a todas las especies de nosotros: las mutaciones génicas (la chiripa-azar, tómbola de los Jamones), la Selección natural (sobreviven los bichos mejor adaptados al medio y con más ventajas evolutivas) la deriva génica (supervivencia de menos poblaciones, pero más homogéneas y ventajosas), el aislamiento geográfico (importantísimo para la especiación o aparición de nuevas especies), la migración o flujo de genes, que permite la hibridación de distintos grupos (recordemos que ese pudo ser el mecanismo empleado por los nean y nuestros nosotros actuales) y la regulación social del matrimonio (T. Dobzhansky, citado por Arsuaga y Martín-Loeches). Si me permiten que sea sincero, eso de la regulación del matrimonio no lo veo nada claro; pero ahí queda.

Se supone que con anterioridad a los hábilis, sus papás australopitecos, homínidos al fin y al cabo, ya hacían herramientas muy toscas y elementales. (Sin embargo, pienso que los australopitecos no hacían herramientas, sino que utilizaban piedras naturales como herramientas). Lo que hicieron aquéllos, los hábilis, fue mejorar las técnicas de producción (industria lítica). (O iniciarlas...). Y, por supuesto, esos hábilis tallan piedras, cosa que no hacen los chimpas, nuestros más próximos parientes (Mithen). Cuidado: algunos/as sostienen que los chimpas fabricaban/fabrican herramientas, cuya técnica pasa de generación en generación. Por tanto, se trataría de un rasgo cultural, no genético. Hemos mostrado que el repertorio cultural de los chimpancés está afectado por el impacto humano», (Hjalmar Kühl). Se ve que nuestra malévola acción sobre ellos -cazarlos, acabar con su hábitat…- está haciendo que las costumbres que se pasan de generación en generación disminuyan. Y eso, al margen de la polémica, es monstruoso. Hay que dejarlos en paz. En primer lugar porque no tenemos derecho a hacerles daño alguno. Y en segundo lugar porque son nuestros primos.

Yo discrepo de esa visión cultural: los chimpas no producen herramientas. Tan solo quitan las hojas de ciertas ramas para utilizar el palo como anzuelo en las termiteras o para pescar algas del fondo de una laguna. Tampoco disponen de un lenguaje complejo y fonético, simbólico; gravísima carencia a la hora de montar una cultura. Y en mi opinión los comportamientos que se transmiten a los hijos no son culturales, ya que para eso tendría que haber una cultura. Sí, los chimpas poseen un pequeño número de tradiciones, usos y costumbres que se transmiten, tres o cuatro a lo sumo, en cada comunidad. Pero introducir el término cultura en el debate me parece excesivo. Relativista, en el mal sentido de la palabra. Este debate ya lo tuve hace años con mi querido amigo y excelente pensador, Joan Manel Bueno. Su potente inteligencia y sus profundos conocimientos me ayudaron a ver el asunto con una perspectiva más amplia.

Dmitri Shostakovich escribió la sinfonía Leningrado en esa ciudad, durante el cerco de 1941-1944. Toda la obra expresa la resuelta resistencia de sus habitantes y su firme negativa a rendirse a los genocidas alemanes. 

https://www.youtube.com/watch?v=_xxgFkZLNk4

Comparteix-ho

Sobre l'autor

imatge de Vidaydestino
Salvador Martínez. Jubilado inquieto y curioso, que se pasea por una de las más apasionantes fronteras del conocimiento humano. Ante notario ha dejado escrita la frase que debe esculpirse en su lápida funeraria: "Aquí yace un tipo que dedicó su vida a comprender este mundo y sus alrededores. Fracasó." Y otra debajo: "Es la primera vez que hago un viaje sin tener ni idea de adónde voy"
Segueix-me :

Darreres entrades de l'autor