Gracias a ello, Roger Torrent toca el piano

Gracias a ello, Roger Torrent toca el piano

dissabte 05 de gener 2019 - 19:15 a dijous 03 de gener 3456 - 00:45
Gracias a ello, Roger Torrent toca el piano

(En este simpático dibujo a todo color se ve a una no menos simpática pareja de australopithecus africanus, captada tras enterarse de la sentencia de divorcio)

Bueno, es hora de poner un Año Cero a la cosa de la Evolución Humana, en caso contrario podríamos remontarnos a unos gusanos, incluso a unas células procariotas. Según mi criterio, la primera especie de simios que encontramos, como nuestro antecedente directo más lejano, es la de unos caballeros que atendían al nombre de ardipithecus, mono que va por el suelo, en traducción libre. Y se paseaban por el Corral a ver qué pillaban hace unos 5 millones y medio de calendarios de nada. Mezclaban rasgos de la madre común de chimpancés y de los homos, con otros de innovadores. Pre-humanos. El género ardipithecus, por tanto, es el candidato más sólido a día de hoy día para recibir el título de antepasado nuestro conocido más lejano. Y la especie concreta de este género (hoy extinguido total, como era de esperar) sería la Kadabba. Pero el título está en continua disputa, que conste en acta.

Vivió por la actual Etiopía en un hábitat forestal, por lo que no sabemos si andaba erguido y tenía sueltas las manos, aunque hay especialistas que afirmar que ya apuntaba maneras humanas; y ya era antropomorfo. Ciertos especialistas apuntan dos datos significativos al respective: forma del canino superior y del tercer premolar inferior distinta de la del resto de los grandes simios y cercana a la nuestra. (Ni les cuento la literatura científica dedicada a analizar lo del tercer premolar, y la de cosas que nos cuenta la dentadura de cualquier bicho). En cualquier caso hacía una vida muy parecida a la de sus primos los chimpancés en la selva ecuatorial y tropical. Pero ya apuntaba maneras. Ya estaba a mig camí de l’infinit.

El bicho kadabba, evolucionó dando lugar a las primeras especies de australopitecos -monos del Sur- de las que tenemos noticia. Como la anamensis, por ejemplo. (En el artículo anterior ya les presenté ese género tan simpático). El primer ejemplar de esos señores fue encontrado no lejos del lago Turkana, en Kenia, y su antigüedad es de unos 4 millones y pico de años.

Tenía los molares muy desarrollados, lo que indica que había cambiado de nicho ecológico –lo que hacía y dónde lo hacía-, y que comía vegetales duros, propios de ecosistemas más secos. (Ya les decía que los dientes son un filón de información). Buenas noticias: poco después, solo unos 300.000 años después (4 milloncejos de años atrás, o menos aún), este australopiteco ya camina erguido, tiene las manos prensiles libres, dedos largos con articulaciones complejas, pulgar opuesto a los otros cuatro dedos… ¡Cágate, lorito! ¿Y cómo se liga esto con la genética? Pues gracias a la intervención de un fragmento de ADN al que llamamos HACNSI: va a posibilitar liberar la mano y complicarla. Y eso, precisamente eso, cambio el destino de la Tierra. Iré más lejos: para ciertos reputados especialistas, son las manos las que nos han hecho inteligentes y han ampliado nuestra capacidad y complejidad cerebral (Eudald Carbonell). Las manos serían algo así como el interface entre nosotros mismamente y el entorno. Nos acercan a él y nos separan; nos traducen los mensajes del medio. Y nos permitirán controlarlo y alterarlo mediante la técnica. La cosa es en gran parte así, pero no nos olvidemos de otros factores importantes en la evolución hacia el sapiens-sapiens: el lenguaje, sin ir más lejos. Pero de ello hablaré otro día.

En mí sarnosa opinión, Lou Reed hizo el larga duración más brillante de toda la historia del rock and roll.

https://www.youtube.com/watch?v=ZSLid-0cUcI

 

Comparteix-ho

Sobre l'autor

imatge de Vidaydestino
Salvador Martínez. Jubilado inquieto y curioso, que se pasea por una de las más apasionantes fronteras del conocimiento humano. Ante notario ha dejado escrita la frase que debe esculpirse en su lápida funeraria: "Aquí yace un tipo que dedicó su vida a comprender este mundo y sus alrededores. Fracasó." Y otra debajo: "Es la primera vez que hago un viaje sin tener ni idea de adónde voy"
Segueix-me :