Los CDR ya están preparados para repeler este ataque

Los CDR ya están preparados para repeler este ataque

diumenge 23 de desembre 2018 - 20:15 a dissabte 14 de desembre 2999 - 05:15
Los CDR ya están preparados para repeler este ataque

(En esta bonita foto se ve a una ristra de enfermos pre fiambres de la pandemia llamada Peste Española. La cosa empezó en Francia y no tardó en llegar a este hospital de Kansas. Fue un mini Apocalipsis que podría volver corregido y aumentado).

Felices Pascuas y excelente Año Nuevo, deseo a mis esforzados lectores, y también a los que no lo son.

Desde el espacio se puede ver flotando una isla de plástico del tamaño de California. ¿Acaso no es algo bárbaro? También se puede ver cómo la selva del Amazonas retrocede poco a poco, cómo van apareciendo calvas cuadradas allá donde se talan los árboles. Creo que nos queda poco tiempo de reacción si no dejamos de comportarnos de una forma tan bárbara con la Tierra.

(Mikhail Kornienko es un cosmonauta ruso que ha podido ver, desde la Estación Espacial Internacional, como estaba el Patio. Desde el espacio exterior, créanme, se tiene otra perspectiva, que potencia nuevos planteamientos éticos. Nos estamos cargando el planeta y, además, somos conscientes de ello. La cosa tiene un alcance global, pero estamos condicionados en el individualismo y el letal nacionalismo, y creemos -¡ojo a la palabreja!- que lo que hacemos cada uno en su establo no tiene repercusiones a nivel global. Y ese es el error fundacional: no nos damos cuenta de que miles de millones de nosotros haciendo barbaridades, individuales y de tribu, estamos jodiendo el planeta hasta niveles próximos al no-retorno).

Muy buenas. Volvamos a las catástrofes naturales. No soy solo yo el que repasa el catálogo de esas catástrofes, capaces de acabar con la Vida en la Tierra (cuanto menos la humana). Los estadounidenses, cómo no, llevan años de ventaja.

Tampoco estaría mal extinguirnos a base de la liberación de los grandes depósitos de metano situados en la tundra, y en los sedimentos de las plataformas continentales. Ese metano se sumaría a otros gases de efecto invernadero, y la Tierra se convertiría en un salón de rayos UVA. Conclusión: todos bronceados hasta el forro del hígado.

No sé si ustedes conocen a James Lovelock, un naturalista que hace años se prodigaba por la TV con sus teorías sobre la Tierra, a la que él llamaba Gaia; la cual actuaba como un solo organismo. Pues bien, ese señor advertía de que el gran peligro venía precisamente de esa banda: de que por un motivo u otro se alteren los mecanismos naturales de regulación de nuestro ambiente y nos asemos cual calçots. (Después los del PP dicen que no hay cambio climático, que es cosa de izquierdistas, rojos y judeo-masones…).

Considero también amenazas naturales a las súper-pestes-pandémicas y demás jodiendas biológicas globales. Esa sería una bonita variante de la extinción debida a bichos cultivados en laboratorios por humanos. Hablo de extinciones biológicas-ecológicas, sin aditivos. Resulta que una gripe gallinácea se llevó por delante a 50 millones de personas, que se dice pronto, después de la Primera Guerra Mundial. Se cepilló más humanos el pestazo que la propia guerra, que fue una auténtica carnicería. Pues bien, hay especialistas en virología (S. Parkin…) que anuncian una nueva súper gripe aviar. La cual, dada la mundialización del comercio y tal, llegaría hasta la Antártida, o más lejos. Solo hay que esperar la aparición, por mutación, de unas cepas de gripe especialmente letales y de fácil difusión (aire…) para que se organice un magnífico Fin de Fiesta. Y, de hacer oídos a los apocalípticos, no habría Frenadol que lo frenara, y no se salvaría ni el apuntador. Esta bonita variante de la Cosa ha protagonizado no pocas novelas y películas. Solo es cuestión de esperar.

Las canciones de Joan Manuel Serrat me producen una tristeza melancólica, que reafirma su carácter brillante y emotivo. No siempre estoy preparado para escucharlas.

https://www.youtube.com/watch?v=GXGYBybj5qo

 

 

 

 

Comparteix-ho

Sobre l'autor

imatge de salmar2
Salvador Martínez. Jubilado inquieto y curioso, que se pasea por una de las más apasionantes fronteras del conocimiento humano. Ante notario ha dejado escrita la frase que debe esculpirse en su lápida funeraria: "Aquí yace un tipo que dedicó su vida a comprender este mundo y sus alrededores. Fracasó." Y otra debajo: "Es la primera vez que hago un viaje sin tener ni idea de adónde voy"
Segueix-me :