Los chimpancés también son republicanos

Los chimpancés también son republicanos

diumenge 29 d'abril 2018 - 18:00 a dimecres 05 d'abril 2169 - 12:45
Los chimpancés también son republicanos

https://www.youtube.com/watch?v=zi2D0BZc7zY

(En este bonito vídeo se ven unos hermanastros nuestros pescando; una pulmonía, como mucho. Aunque tal vez sea exagerado decir que usan herramientas, es innegable que son listos).

Ahora mismito me viene a la mente mental una cuestión que es elemental, pero que generalmente se olvida. La Evolución se continúa dando hoy día en múltiples especies (ya hemos visto o veremos que en nuestro caso la cultura altera el hecho evolutivo). Es decir, que los bichos no paran de evolucionar en la actualidad. Verbigracia: frecuentemente se descubren nuevos tipos. ¿Se trata simplemente de bichos que no habíamos descubierto hasta ahora? No siempre. En ocasiones se trata de especímenes que no existían hace 200 años.

Otra cosita de la Cosa que conviene saber, más que nada para bajar un poco nuestra arrogancia: compartimos un 97 y pico % de nuestro genoma con el de los chimpancés. Estamos moldeados con la misma pasta genética, salimos del mismo crisol biológico. Es esa gran similitud genética la que nos lleva a deducir que ambas especies –chimpas y nosotros- tuvieron un antepasado común. Con todo, es en ese ínfimo porcentaje restante en donde radica el milagro del sapiens-sapiens. ¿Y por qué una minucia diferencial nos hace tan distintos? Muy sencillo y muy complicado: porque en ella anidan las bases biológicas que permiten la aparición de la capacidad mental de abstracción. En primer lugar para fabricar herramientas; y después para volar al infinito. Empieza así lo que venimos denominando cultura. Y la cultura va a ser la gran y definitiva diferencia. Es en ese ínfimo porcentaje de ADN donde se oculta nuestra radical diferencia y separación del resto de los animales. Y la cultura no necesita de mucha base biológica.

Para que se entienda mejor este proceso, imaginen que el genoma es una gigantesca baraja de cartas: lo que nos hace distintos de los chimpas no son unas pocas cartas –genes- exclusivas en nuestra especie; sino la distinta manera en que están barajadas las dos barajas. Dos barajas, pues, la nuestra y la de los chimpas; pero ambas se diferencian en que algunas cartas tienen una posición diferente. En nuestro caso, esa mínima posición diferencial conduce a la inteligencia abstracta y a la cultura. ¡Casi nada! ¿Sí? Pero todavía no somos capaces de desentrañar de qué manera funcionan los mecanismos cerebrales que nos hacen humanos (Marquès-Bonet).

No adelantemos acontecimientos, que tiempo habrá para analizar la sesera humana. Y ahora otra preguntita incómoda: ¿Por qué los chimpas, siendo casi iguales a nosotros, no evolucionaron en nuestra misma dirección? ¿Por qué no montaron chiringuitos culturales con los que dominar la Naturaleza, extenderse por el mundo y joderlo todo? La respuesta parece hallarse en el hecho de que no salieron nunca de las selvas, por lo que no tuvieron necesidad de efectuar unas transformaciones parecidas a las nuestras. Nuestros ancestros, empujados a ecosistemas más áridos y peligrosos (mixtos entre selva y sabana), tuvieron una fuerte presión evolutiva, que por azar les llevó por la senda de la cultura una vez liberadas las manos y aumentado el cubicaje de la olla (cráneo, en términos vulgares). Amén.

¿Han visto la película del siempre magistral Stanley Kubrick, 2001: una odisea del espacio? ¿Sí? Pues para mí hay una escena que sintetiza magistralmente el antes y el después en la trayectoria evolutiva de los homínidos. Estamos en la prehistoria más prehistórica y se ve un paisaje árido por el que circulan dos especies de homínidos, que compiten por una fuente de agua, si mal no recuerdo. En un momento dado de la bronca, un simio de una especie coge un gran hueso y empieza a pegar con él a los de la otra especie, que se retiran cabreados y apaleados. ¡Bingo, de nuevo! Estábamos en racha, ya se ve. El tipo del hueso-porra acaba de descubrir el armamento: una prolongación del brazo que permite hacer daño a un rival, sin que él se lastime. La cámara se acerca al tipo, en cuyos ojos ya brilla una inteligencia malsana, que sumido en la euforia empieza a dar golpes con el hueso a diestro y siniestro.

Ahí va la escena. No se pierdan detalle.

https://www.youtube.com/watch?v=ypEaGQb6dJk

 

 

 

 

Comparteix-ho

Sobre l'autor

imatge de Vidaydestino
Salvador Martínez. Jubilado inquieto y curioso, que se pasea por una de las más apasionantes fronteras del conocimiento humano. Ante notario ha dejado escrita la frase que debe esculpirse en su lápida funeraria: "Aquí yace un tipo que dedicó su vida a comprender este mundo y sus alrededores. Fracasó." Y otra debajo: "Es la primera vez que hago un viaje sin tener ni idea de adónde voy"
Segueix-me :

Darreres entrades de l'autor