¿Los nacionalistas hacen dieta?

¿Los nacionalistas hacen dieta?

diumenge 12 de maig 2019 - 17:45 a dilluns 01 de maig 2519 - 03:00
¿Los nacionalistas hacen dieta?

(En este bonito dibujo a todo color vemos a un hábilis fabricando una herramienta de piedra. Tal vez para cortar la carne de animales muertos, y medio podridos. Las herramientas constituyen un hecho fundamental y fundacional, que marcará un nuevo destino con un sello indeleble. Aunque no se vea bien, esos tipos tenían los brazos muy largos, herencia de sus ancestros homínidos que vivían en los bosques húmedos colgados de los cocoteros y demás. Subirse a los árboles para escapar de los felinos predadores debió ser un deporte muy popular en aquellas fechas y en aquellos territorios. Observen que el dibujo presenta un paisaje de sabana herbácea y algunos bosques clareados al fondo.Ese era el hábitat por el que se movían nuestros primeros nosotros; y no era precisamente amable. Más bien lo contrario. Y que se halle al lado del agua recuerda la vital importancia de poder acceder a ella. Por lo que resta, era más peludo que un oso, con lo que debía gastar medio salario en peluquería).

En el artículo anterior, me ensañaba con los de la paleodieta. Ahora remato el asunto.

Nuestros queridos ancestros paleolíticos comían todo lo que encontraban que fuera comestible. O casi. Eran omnívoros, y eso significa de entrada que no seguían ninguna dieta. Que consumieran normalmente más unos alimentos que otros no invalida esa realidad. Éramos/somos todoterrenos cuya supervivencia radica, entre otras características, en que no le hacemos ascos a casi nada, y nos movemos por todos los ambientes. ¿Qué estamos en Groenlandia?, pues  bacalao por un tubo. Y si vivimos en una zona ecuatorial nos inflamos a mangos y piñas y algún mono despistado. Y mucha baya, pequeños frutos, raíces de lo que sea, carne de los bichos que se puedan cazar/carroñear, tubérculos, tallos tiernos, hormigas, cereales silvestres, iguanas, abuelitos… Conclusión conclusiva: los promotores de esa dieta no tienen ni puñetera idea de lo que comían nuestros ancestros. Por la sencilla razón de que variaba según el ecosistema en el que se hallaran y lo que pillaran, que el hambre no hacía ascos a nada.

Por otra parte, pero sin salir de la misma parte, nuestro genoma ha experimentado muchos cambios a lo largo de nuestra andadura por el planeta. Y eso también incluye a la alimentación. Por ejemplo, una mutación genética que se debió producir hace unos 2 millones de tacos nos permitió comer carne. Se produjeron cambios metabólicos y enzimáticos que permitieron su asimilación. En caso contrario, nosotros, que habíamos sido herbívoros durante millones de años, no podríamos digerir la grasa, la cual acabaría petando las arterias.

Las necesidades alimenticias de los primeros homos no coinciden con las nuestras. La cultura ha dado un vuelco radical a la cosa de la alimentación.  Otro ejemplo: hace apenas unos 9.000 años el humano europeo experimentó una mutación génica que le permitió ingerir leche en la edad adulta. La época de la ganadería estaba a las puertas y los mamíferos suministrarían unas nutritivas leches. Así que a ponerse morados de ellas, de los quesos y demás productos lácteos.

Tal vez un grupo de hábilis o ergaster fue el primero en hincarle el diente a la carne. En formato carroña, por supuesto. Pero no olvidemos que se necesitaron herramientas para sacar la carne de los animales muertos, y cortarla en pedazos. A mordiscos no hubiéramos podido comernos a una cebra.

Dato importante. Ya que hablamos de proteínas, el crecimiento del magín está directamente ligado a la cada vez mayor ingesta de carne; ya que una sesera  en crecimiento gasta mucha más energía, y una dieta exclusivamente vegetariana no puede cubrir esas nuevas demandas energéticas. ¡Ah!, y los machos que suministren más carne y más rápidamente a las hembras, ligan más. Y se reproducen más. La cosa ha cambiado: ahora ligas si tienes un Porsche, pero antes se te rifaban si tenías unos filetes. ¡Vivir para ver!

Sospecho que Georges Brassens no sería muy querido en Alcarràs o en Vic. Ir por libre siempre ha enfurecido a los del rebaño y a sus pastores; los cuales azuzan a sus perros para que ataquen a los infieles.

https://www.youtube.com/watch?v=-oUo80SSnoc

Comparteix-ho

Sobre l'autor

imatge de Vidaydestino
Salvador Martínez. Jubilado inquieto y curioso, que se pasea por una de las más apasionantes fronteras del conocimiento humano. Ante notario ha dejado escrita la frase que debe esculpirse en su lápida funeraria: "Aquí yace un tipo que dedicó su vida a comprender este mundo y sus alrededores. Fracasó." Y otra debajo: "Es la primera vez que hago un viaje sin tener ni idea de adónde voy"
Segueix-me :

Darreres entrades de l'autor