Puigdemont y la República (de Raticulín)

Puigdemont y la República (de Raticulín)

dimarts 05 de febrer 2019 - 18:30 a diumenge 20 de febrer 2456 - 15:15
Puigdemont y la República (de Raticulín)

(En esta bonita foto se ve a 4 fiambres de la secta Heaven's gate. Previamente al suicidio colectivo, los hombres se castraron, tal vez por aquello de que sin tanto peso subirían más ligeros. ¿Adónde? A una nave extraterrestre que los llevaría directamente al refulgente planeta Raticulín, o por ahí. Iban todos de uniforme, con etiquetas distintivas y, hay que ser muy lerdo, con un poco de dinero para los primeros gastos. ¡Admirable!).

Dentro del rutilante capítulo dedicado a Mil formas de desaparecer la Tierra/Vida, continúo con la cosa de los marcianos y sus implicaciones.

¿Existen los marcianos? La preguntita es básica, y requiere ir por partes.

Parte 1.- Dadas las casi infinitas dimensiones del Universo -el visible y el oculto a nuestros pecadores ojos-, en el que se mueven billones de billones de estrellas y cacharros de todo tipo, es más que seguro que en algún sitio de por ahí fuera, o en muchos, ha fructificado la Vida. Fijo. Pura estadística recreativa. Y en este afán por detectar posibles formas de vida fuera de nuestro planeta, se meten de cuatro patas unos especialistas denominados exobiólogos, que son una curiosa mezcla de cosmólogo y biólogo. Pero de momento no han tenido éxito.

A principios de 2019 una sonda china aterrizó en la cara oculta de la Luna, que está como quien dice a la vuelta de la esquina, y en donde se hizo germinar a una semilla de algodón. Corolario: si en lugar tan inhóspito como la Luna puede germinar un vegetal, es archiseguro que también ha germinado en un porrón de sitios más.

Parte 2.- Una cosa es la Vida de, un suponer, las amebas o la procesionaria del pino, y otra muy distinta la vida inteligente. Es decir, una que controle y organice el medio físico, a base de montar sociedades con cultura avanzada, tecnología y tal. Eso ya son figues d’un altre paner. El paso de la Vida primaria a la inteligente es tan difícil y complejo como el de la materia inerte a las primeras formas de vida. Fijo, también. No obstante o sin embargo, si damos por sentado que sin duda hay un porrón de lugares donde hay Vida, en algunos debe/ría ser inteligente. También fijo. Y eso, lejos de la especulación, es cosa de la teoría de probabilidad.

La eminente astrónoma Ewine van Dishoeck, presidenta de la Unión Astronómica Internacional, declaró recientemente que la tarea primordial es la de verificar si existe vida fuera de nuestro planeta. Se está invirtiendo una cantidad de pasta indecente, y unos esfuerzos monumentales, en determinar si estamos solos en el Universo –en la comunidad científica también se lo conoce como el Corral-, o tenemos compañía. Sea la que sea. Analizamos, como lelos, los espectros lumínicos de ciertos planetas prometedores (en primer lugar los de nuestra galaxia, la Vía Láctea, en la que los hay a capazos), a fin de averiguar la composición de sus atmosferas y demás parámetros para determinar si podría haber vida. 

Sin duda, se dice, sería una de las mayores noticias del siglo. Haría cambiar la visión que los sapiens-sapiens tenemos de nuestra posición en el Corral y tal vez nos volveríamos más humildes. En cuanto a lo primero, la posición, ya les aseguro yo que es una mierda. Somos más insignificantes que un átomo de una cagarruta de mosquito. Y no hay nada más que rascar. En cuanto a lo segundo, volvernos más humildes implicaría cambiar nuestra naturaleza, ya que somos de origen el colmo de la vanagloria y la arrogancia. Así que de más humildes, nada de nada.

Que Mozart fue un monstruo irrepetible, ya nadie lo pone en duda. Y buena prueba de ello es el poco conocido Concierto de la Coronación (no confundirlo con la Misa de la Coronación). Recomiendo que escuchen al menos el Primer movimiento (Allegro).

https://www.youtube.com/watch?v=ZMjzPJacd6g

 

 

 

Comparteix-ho

Sobre l'autor

imatge de salmar2
Salvador Martínez. Jubilado inquieto y curioso, que se pasea por una de las más apasionantes fronteras del conocimiento humano. Ante notario ha dejado escrita la frase que debe esculpirse en su lápida funeraria: "Aquí yace un tipo que dedicó su vida a comprender este mundo y sus alrededores. Fracasó." Y otra debajo: "Es la primera vez que hago un viaje sin tener ni idea de adónde voy"
Segueix-me :

Darreres entrades de l'autor