Tautarca

Tautarca

dimecres 16 de novembre 2016 - 20:45
Tautarca

A veces me gusta jugar a los poemas

a veces resulta que creo que puedo salvar al mundo,

cuando lo cierto es que hace tiempo que se acabaron los salvavidas

que todas las vidas van a la deriva en este barco que se rompe entre reclamos publicitarios

y voces de sirenas.

Sucede que la vida sucede a treinta grados bajo cero de almidad

-si eso existiera-

y que ese frío almario es lo que nos dan las bocas que vociferan versos de azufre encendido

con el que calmas las penas del ir andando

hasta el centro comercial en el que se venden las flores enfermas de nuestros corazones:

amores escondidos, mujeres desesperadas, hombres cansados, viejos demonios colmados

de sexo en espera mientras el mundo,

esa máquina tragaperras en la que raramente se alinean las frutas de la pasión,

da vueltas sobre un eje que se rompe,

podrido decía el alcohólico Charles,

poco antes de bajar a sus infiernos.

Y sin embargo...

sabes que cuando amanece tu sonrisa nada es tan grave ni tan para siempre ni tan

especialmente duro como para tener que inventarse una vida perfecta

-llena de dientes que sonríen al compás de la tarjeta de crédito de existencia-,

que cuando tus ojeras navegan a través de los tiempos

sabes que en ellas reside el secreto

de nadar contracorriente

sin amarras

en vuelo libre

de gaviotas

patosas y carnívoras de los peces

abisales

que se acurrucan al doblar la primera esquina

del último instante.

Comparteix-ho

Sobre l'autor

imatge de asmi_2800
Escritora. Amante impenitente de las letras. Ejerce la docencia en el ámbito de la enseñanza secundaria y universitaria en áreas que abarcan la filología, la escritura creativa y las artes escénicas. Es profesora de la Escola d’Escriptura de Lleida.
Segueix-me :

Darreres entrades de l'autor