Torra tiene la clave

Torra tiene la clave

divendres 18 de maig 2018 - 17:30 a dissabte 02 de maig 3333 - 00:45
Torra tiene la clave

(En esta bonita fotografía se ven herramientas de piedra fabricadas por homos erectus hace la friolera de 1.700.000 años. Entre ellas aparece alguna bifaz, lo que implica cierto desarrollo técnico. Suponemos que las empleaban como hachas, fijadas a un palo, o como rascadores-cortadores para despiezar animales).

En el artículo anterior repasaba algunas peculiaridades genéticas de nuestro género y hacía una digresión sobre la importancia de la utilización de herramientas; las primeras simples huesos descarnados, supongo. No obstante, no disponemos todavía de una genealogía completa del género homo. Hay todavía muchos interrogantes. Y puede que haya algunos que jamás podamos desvelar.  Y no me refiero solo al descubrimiento de unos ansiados eslabones perdidos, que también. Y es que algunas de las preguntas fundamentales se apartan del campo científico para entrar en otros territorios más subjetivos. ¿Cuándo empieza un homo a despegar y separarse radicalmente de los otros simios? Es decir, ¿cuándo aparece la cultura, el razonamiento abstracto y el lenguaje? ¿Cuándo empezamos a tomar el timón de nuestras vidas y cambiamos de modo de vida de manera premeditada? ¿Cuándo empezamos a dejar de ser mera biología y comenzamos a ser cultura? Y por supuesto, las primeras especies de nuestra familia no aparecen de la noche a la mañana; eso ya lo he dicho: el homo es un proceso, un camino.

Pero es que no tenemos ni repajolera idea de cómo fue ese tránsito. No nos acostamos australopithecus africanus y nos levantamos hábilis. Sí, sí, correcto: el punto cero de nuestra genealogía debe retroceder hasta unos tipos que empezaron a andar a dos patas y con un cerebro prometedor (australopithecus, africanus para más datos). Fuimos evolucionando a través de homínidos cada vez más desarrollados, hasta la síntesis del género homo y sus herramientas. Y durante ese trayecto dejamos a un lado diversas bifurcaciones que nos hubieran conducido a otros productos finales, seguramente no sapiens o extinguidos. Para complicar la Cosa, se piensa que nuestra Evolución no fue lineal, o al menos no solo lineal. Esto es, que ramas divergentes podrían haber convergido con posterioridad a su separación. Por lo que, reitero, las lagunas y las dudas son importantes.

Yves Coppens, pone ritmo a esa letra: En las excavaciones primero encontramos un cambio biológico producido por una mutación desconocida, y poco después aparece el cambio técnico cor5espondiente al cambio biológico. Mejora ostensiblemente, por ejemplo, la forma de las herramientas. Pero luego pueden transcurrir centenares o miles de años antes de que aparezca el cambio cultural que arranca de aquel cambio biológico. Un patrón que se repite invariablemente en paleoantropología. En último término, se diría que es el cambio biológico el que fundamenta/posibilita el cambio cultural. En mi opinión, eso es ciertamente polémico. Y a partir de la gran revolución cognitiva que experimentó el sapiens arcaico hace la friolera de unos 150.000 años o por ahí, la cultura empieza a competir con la biología. Y esa trascendental revolución se produjo ni más ni menos por cambios genéticos que restructuraron el cerebro con mayor complejidad y conexión (Klein). Unos cambios que no experimentó nuestro primito el nean; y que ayudarían a explicar que se fuera al carajo de la extinción. Si bien, otros especialistas sostienen que el carajo se debió pura y simplemente a un un declive demográfico generalizado. Y que no eran tontos del haba, como pretenden algunos.

A partir de entonces, y cada vez más, los cambios culturales irán por libre y dejarán paulatinamente de depender de los cambios biológicos. Cultura versus natura. La vieja pugna se resuelve finalmente a favor del cerebro fabricante de culturas. Insisto en lo que ya he dicho anteriormente: no tenemos ni jodida idea de cómo se realiza esa revolución cognitiva, ni de cuándo empieza a funcionar. Uno de los problemas gordos con los que se enfrenta la ciencia es desentrañar cómo se producen los cambios en una especie que con el tiempo y una caña desembocan en otras especies. ¿Los cambios son graduales o bruscos y discontinuos? Yo me decanto por la segunda posibilidad; pero no todos opinan lo mismo.

Chuck Berry fue otro de los insignes pioneros de la cosa del Rock y tal. De él dijo John Lennon​ que si se tuviera que buscar otro nombre al rock-and-roll, se podría llamar Ckuck Berry.

https://www.youtube.com/watch?v=RoDPPgWbfXY

 

Comparteix-ho

Sobre l'autor

imatge de Vidaydestino
Salvador Martínez. Jubilado inquieto y curioso, que se pasea por una de las más apasionantes fronteras del conocimiento humano. Ante notario ha dejado escrita la frase que debe esculpirse en su lápida funeraria: "Aquí yace un tipo que dedicó su vida a comprender este mundo y sus alrededores. Fracasó." Y otra debajo: "Es la primera vez que hago un viaje sin tener ni idea de adónde voy"
Segueix-me :

Darreres entrades de l'autor