¿Y si no vemos la República?

¿Y si no vemos la República?

diumenge 28 d'octubre 2018 - 16:45 a dijous 25 d'octubre 2345 - 00:45
¿Y si no vemos la República?

(En estas bonitas fotos se ve la evolución del glaciar Pederson de Alaska. La primera es de 1920 y la segunda de 2005. El cambio climático es un hecho, salvo para el primo de Rajoy).

Muy buenas. ¿Preparados para la fiesta de Todos los Santos? ¿Sabían que hay más de 7.000 santos, y subiendo? Bien, en el artículo anterior efectué una introducción a las mil y una formas de irnos al carajo, los sapiens-sapiens y, de paso, todo lo que se menea. Decía que había dos bonitas formas de desaparecer del mapa: por causas internas (A) y por externas (B). 

Empezemos por el grupo A. En él meto todas las causas que se producen en la Tierra mismamente, sin necesidad de que vengan los marcianos a rematar la faena.

A.- Que pueden ser debidas a nuestras burradas o a catástrofes naturales.

A.1.- Causadas por las cafradas humanas.

Una sobreexplotación salvaje de la Naturaleza bien puede llegar a un punto que haga imposible la vida en la Tierra. Se me ocurre pensar en la alteración la capa de efecto invernadero, el aumento de la temperatura, el cambio/extinción en los ecosistemas, el deshielo de los casquetes polares, el aumento exponencial del nivel del mar,… En ese sentido, el siglo XX ha asistido a una gigantesca destrucción del medio ambiente debida al salvaje funcionamiento de las economías. Vamos bien, añado.

Otra forma muy bonita de acabar con nosotros es mediante un Apocalipsis nuclear. Una opción vistosa, elegante y que garantiza la total desaparición de la especie sapiens-sapiens de la faz de la Tierra, y de to lo vivo. ¿A que es bonito? Hay unos tipos, entre los que se encuentran 15 premios Nobel, que editan el Boletín de Científicos Atómicos. En él puede leerse que la consagración de Trump como emperador de Occidente nos acerca un poco más a esa estupenda posibilidad. Y si a este sonado le añadimos el peligroso Amo de Corea del Norte, Kim-Jong-Un, la caldera empieza a hervir.

Y ya que estamos puestos en el tema, podemos también anotar el fin de la Humanidad por causa de agentes biológicos ultra letales diseñados en laboratorios. Sin olvidar, faltaría más, una desaparición debida al empleo masivo de armas químicas de alto poder destructivo y/o contaminador. La ciencia, que tantos adelantos nos ha proporcionado, puede ser causa de nuestra perdición. Sobre todo esto hay literatura por un tubo, así que no me extiendo más.

Aprovecho la oportunidad para repetir el mantra: no busquemos colonizar otros planetas en previsión de que la vida en la Tierra se haga insostenible por causa de nuestras cafradas. Esforcémonos más bien en preservar las condiciones de habitabilidad del planeta, protegiendo ecosistemas, controlando la población, los recursos, el uso de la tierra y el agua… No hace mucho, los apóstoles del imperialismo cósmico se pusieron locos de contento: se había detectado un planeta, Próxima B, que está en la zona Ricitos de Oro de su estrella (Anglada-Escudé). La Ricitos es la zona espacial-planetaria que permite el agua líquida y la vida. ¡Y solo dista  4,5 años luz de la Tierra. ¡Fantástico! Hasta Tripadvisor empezó a admitir reservas de hotel en tan exótico lugar. Total, solo hace falta viajar a la velocidad de la luz -300.000 km. por segundo de nada- durante cuatro años y pico para llegar. Pan comido. Pues, nada, que se publicaron cientos de artículos más o menos científicos en los que se demostraba que la migración humana a otros andurriales cósmicos era factible y necesaria. Por desgracia, hace unos meses se comprobó que ese planeta recibe regularmente de su estrella mamá unos chorrazos de llamas que lo dejan más tostado que los cafés La Seo. Nuestro gozo en un pozo. Habrá que seguir buscando mientras, eso sí, continuamos jodiendo el nuestro.

 Una vez más, se impone contar bien las cosas que nos pasan y que presumiblemente nos pasarán. Y es que sin conciencia de los grandes desafíos a los que se enfrenta la Humanidad, difícilmente podremos neutralizarlos. Conclusión provisional y admonitoria. El gran obstáculo para esa correcta actitud es que no la visualizamos como gran problema. Estamos inmersos en la lucha contra el paro y la miseria; preocupados por el futuro de nuestros hijos o por encontrar una vivienda cómoda y asequible. Temblamos ante el terrorismo, la carestía de la vida o la cura de graves enfermedades. Pero no nos preocupa mucho el aumento de la temperatura del planeta, la desertización y demás catástrofes medioambientales. Siempre nos quedará el Universo para buscar nuevo alojamiento.  En fin, que los árboles no nos dejan ver el bosque. Cuando los terrícolas consigan colonizar otro planeta, ya hará años que las ranas van al barbero a depilarse las cejas. No nos queda más remedio que cuidar y mimar el medio que nos ha permitido nacer y crecer: fuera hace frío y todo es terrorífico. Por cierto, una preguntita: ¿Ustedes creen que si la Tierra se hace inhabitable y hay que ir a un planeta adecuado, iremos todos pallá o solo las élites?

Mocedades fue una especie de franquicia por la que pasó un porrón de cantantes y letristas. Se convirtió en el icono de la Transición ordenada, modosita, reformista, reconciliadora, dulzona, transversal y un tanto pija.

https://www.youtube.com/watch?v=naAC37W42ro

 

Comparteix-ho

Sobre l'autor

imatge de salmar2
Salvador Martínez. Jubilado inquieto y curioso, que se pasea por una de las más apasionantes fronteras del conocimiento humano. Ante notario ha dejado escrita la frase que debe esculpirse en su lápida funeraria: "Aquí yace un tipo que dedicó su vida a comprender este mundo y sus alrededores. Fracasó." Y otra debajo: "Es la primera vez que hago un viaje sin tener ni idea de adónde voy"
Segueix-me :

Darreres entrades de l'autor