En Alemania no pasan esas cosas

En Alemania no pasan esas cosas

diumenge 13 de maig 2018 - 19:45 a dijous 04 de maig 2333 - 07:45
En Alemania no pasan esas cosas

(En este bonito y artístico dibujo se ve cómo la gravedad, debida a la masa, distorsiona la malla espacio-tiempo; representada aquí como una red de cuadrados. Contra más masivo es el objeto, la distorsión es mayor, y el tiempo se ralentiza hasta convertirse en cero. Eso es lo que podría suceder en los bujeros negros. Cuidado: aquí el Sol parece más masivo porque es más grande; pero un bujero negro es mucho más masivo aunque sea menos gordo).

En el artículo anterior repasaba el proceso de formación de tan extraños objetos. En este proceso llega un momento en el que la fuerza de la gravedad (implosiva) y la de la presión (explosiva) se equilibran y el artefacto ya no decrece más. Pregunta: ¿todos los son iguales? Respuesta: por supuesto que no. En esencia, lo que diferencia unos de otros es la relación entre la masa y el tamaño, la densidad, para entendernos. Contra menor es el tamaño/diámetro (son esféricos) del núcleo del bujero, más masa concentra y más potente y devastador es; y viceversa o al revés. Hablamos de objetos en los que una cucharadita de café de su contenido equivaldría a miles de toneladas de materia. Stephen Maran los denomina objetos supermasivos. Unos bichos que pueden ser hasta veinte mil veces más masivos (con más materia o chicha) que el Sol. Por lo demás, esos artefactos estarían en el centro de galaxias, cuyas estrellas y demás girarían en torno suyo.

Producen una brutal curvatura del espacio-tiempo, que se traduce en ondas gravitacionales. Algunas han sido detectadas recientemente al observar el choque de dos bujeros negros. ¿Que no se lo pueden imaginar? Normal. Ni ustedes ni nadie en to lo vivo puede hacerse una idea cabal de esa monstruosa concentración de materia y de lo que pasa por allí. Queda mucho por hacer y saber, pero por algo se empieza.

¿Qué estructura tienen? Respuesta: por lo que sabemos la cosa va como sigue: la esencia del bujero negro es una singularidad central, un punto de dimensiones reducidas, pero con una concentración de materia (masa) como la que hemos visto unas líneas más arriba: rayando el infinito. En ese lugar archi-raro del espacio-tiempo, la materia híper comprimida se transforma en fuerza gravitatoria, que se manifiesta como una brutal distorsión (cambio) del espacio y el tiempo situado en su área de influencia; uséase: que tiene una gigantesca fuerza de atracción. Como una aspiradora, pero a lo bestia. Otra parte importante de su estructura es el horizonte de sucesos, una franja situada a cierta distancia (variable según su masa) del centro y que lo rodea; la cual marca el límite exterior del artefacto y que señala el límite de su fuerza de gravedad absorbente. Esa línea marca el límite a partir del cual son absorbidos todos los bichos que pululan por allí. No hay que olvidar que son objetos que ocupan regiones del espacio en las que se da una brutal curvatura del espacio-tiempo, debido a la brutal fuerza de la gravedad. Y eso trincha to lo vivo. Y, además, eso hace saltar todas las alarmas y jode los fines de semana de no pocos astrofísicos.

Neil Young​ es un superviviente de la extinción -vía drogas,  alcohol, sexo y rock and roll- de la generación perdida de los sesenta. 

Comparteix-ho

Sobre l'autor

imatge de salmar2
Salvador Martínez. Jubilado inquieto y curioso, que se pasea por una de las más apasionantes fronteras del conocimiento humano. Ante notario ha dejado escrita la frase que debe esculpirse en su lápida funeraria: "Aquí yace un tipo que dedicó su vida a comprender este mundo y sus alrededores. Fracasó." Y otra debajo: "Es la primera vez que hago un viaje sin tener ni idea de adónde voy"
Segueix-me :

Darreres entrades de l'autor